La apertura de las nuevas oficinas afianzan el acercamiento a la sociedad

El Ministerio Público Fiscal viene trabajando de forma progresiva en el Centro Judicial Concepción.

Con la mirada puesta en la protección y acompañamiento a las víctimas del delito y en la solución de conflictos, el Ministerio Público Fiscal viene trabajando de forma progresiva en la implementación de oficinas auxiliares para el acercamiento a la sociedad. Estas herramientas forman parte de la política criminal diseñada por el ministro fiscal Edmundo Jiménez, cuyo propósito es imprimir un enfoque interdisciplinario al abordaje de los fenómenos delictivos.
En este sentido y a tono con la experiencia adquirida en la capital, donde la misma estructura de equipos auxiliares funciona desde principios de este año, la semana pasada el MPF abrió en Concepción las oficinas de acompañamiento a la Víctima (ECAV), de Articulación y Derivación Interinstitucional (AyD), Equipo de Coordinación de Políticas Reparatorias (ECPR) y Oficina de Conciliación y Salidas Alternativas.

Balance

“La experiencia de estos primeros días ha sido muy enriquecedora. Si bien llevamos poco tiempo de funcionamiento ya se ven cambios en la dinámica de trabajo, con una perspectiva más orientada hacia lo social y abarcando otros aspectos que antes la justicia penal no tenía en cuenta”, reflexiona Nadia Moreno, encargada de la oficina Articulación y Derivación Interinstitucional (AyD). La tarea de este espacio está orientada a detectar diferentes problemáticas que puedan atravesar las personas que por algún motivo acuden al MPF y derivarlas a instituciones que conforman los distintos sectores del Estado a los fines de gestionar de manera eficiente respuestas de calidad institucional mediante la derivación asistida de casos. “En el trabajo cotidiano, acuden a las fiscalías personas con historias de vida que muchas veces pasan por otras necesidades que son ajenas a un proceso penal y como como institución debemos prestar atención”, dice la funcionaria que también está al frente del Equipo de Coordinación de Políticas Reparatorias (ECPR), cuyo objetivo principal es la asignación de recursos provenientes de reparaciones, resarcimientos y objetos recuperados del delito, destinados a fortalecer instituciones en el marco de proyectos sostenibles.

Espacio de contención y orientación a las víctimas

En poco más de una semana desde que quedó operativo, el Equipo de Contención y Acompañamiento a la Víctima (ECAV) tuvo más de 20 intervenciones con víctimas de delitos que padecieron diferentes problemáticas. “La idea es acompañarlas, contenerlas y asistirlas durante todo el proceso penal, apuntando a que el malestar y la angustia sea la menor posible. Estamos aquí para escucharlas y asesorarlas. Ese cambio de mirada para la gente es significativo porque siente que se va con una respuesta”, afirma Juan Pablo Varas, psicólogo a cargo de la oficina que funciona en calle Rivadavia 171 de la ciudad sureña.

Solución de conflictos


El nuevo Código Procesal Penal establece como uno de los principios fundamentales la solución del conflicto, optando por las soluciones que mejor se adecuen al restablecimiento de la paz entre sus protagonistas. “Hoy llegamos a un acuerdo por un conflicto vecinal entre dos menores que derivó en una discusión entre los padres. La madre de uno de ellos acudió a la fiscalía para hacer una denuncia y el asunto se solucionó con un pacto de convivencia pacífica y respeto mutuo que pudimos celebrar con las partes”, explica Victoria Rojas Carla, a cargo de la flamante Oficina de Conciliación que es la encargada de atender estas salidas alternativas y llevar una respuesta a las víctimas y denunciantes. “La idea es que la gente venga a ser escuchada y brindar los espacios necesarios para el acuerdo y extinguir la acción penal, alcanzando una solución para el ciudadano” dijo la funcionaria.

Noticias MPF

Ministerio Público Fiscal